LOS AMAICHA

Bodega Comunitaria Los Amaicha

El emprendimiento nació en el año 2015, pero sus orígenes se remontan a más de 300 años atrás ya que desde ese momento se produce vino en la zona. A 165 kilómetros de la capital tucumana, Amaicha del Valle, aloja a una comunidad rural de 5000 habitantes regida por un gobierno indígena. A través de la Cédula Real de 1716, la comunidad adquirió las tierras que sus antepasados pactaron con los españoles.

La Bodega, que se encuentra emplazada a 2300 metros de altura, se construyó bajo los principios que rigen en la comunidad en armonía con los productores, el cacique y el Consejo de Ancianos. Su arquitectura adquirió el estilo circular en concordancia con lla forma que toman sus viviendas dentro de la cultura ancestral. En sus materiales predomina la piedra, que regula la temperatura óptima para estacionar el vino naturalmente sin necesidad de refrigeración.

Se trata de un emprendimiento comunitario único en el país y el tercero en su tipo en el mundo, después de los que se encuentran en Canadá y Australia. Los Amaicha expresa una forma alternativa de producción en cuanto a la vitivinicultura, la artesanía, la recuperación de la soberanía alimentaria y el turismo comunitario: cuatro ejes que se asumen como un desafío para alcanzar el Sumak Kawsay, es decir, el Buen Vivir.

En la Bodega Comunitaria Los Amaichas, los productores tuvieron su primera vendimia en 2015 y buscan que el proyecto impulse el turismo en una región olvidada de Tucumán. Con la creación de la bodega incorporaron la cepa Malbec y comenzaron a producir vino fino.  Así, nació el vino malbec Sumak Kawsay.